Cree. Confía. Adelante. Vive. Disfruta. Puedes.

COACHING DEPORTIVO

Aunque como hemos comentado, desde los tiempos de Platón y Sócrates ya podríamos decir que nació el Coaching, su auge en la época moderna viene de la mano del deporte.

Ayudandote A Conseguir El Exito

Descubre Todo Tu Potencial. Dí Hola Al Nuevo Tú

El Coaching surge tras identificar una rama muy importante, que hacía que se pudiera explicar la diferencia entre los grandes ganadores y el resto.

Complementando a la parte técnica y física, el aspecto mental ya es considerado como pieza fundamental para el deporte.

Todo deportista debe ser capaz de desplegar todo su potencial y dar lo mejor de sí mismo. Esa falta de trabajo interior, y un mal enfoque de los objetivos, hace que sea él mismo el que se esté poniendo trabas a la hora de la competición.

Ya seas un deportista de elite o aficionado, individual o formas parte de un equipo, trabajar en profundidad con tu interior hará que los momentos de fluidez y confianza cada vez sean más frecuentes. Serás capaz de detectar por ti mismo cuáles son esas herramientas que necesitas para dar el máximo en cada momento.

El deporte no es más que una prolongación de nuestra vida, y depende de nosotros emplear todo el potencial que tenemos. No dejarnos llevar por las emociones que nos quitan energía, que nos hacen perder la concentración.

Ser capaces de modificar las creencias sobre mi, y demostrar que puedo ser si me lo propongo, un deportista excelso.

El poder de las palabras.

De nuevo la creatividad e imaginación, unidas a la madre naturaleza, harán que durante esos días grises, mucha luz brote del suelo para inspirar a todos.

El ser humano cada día nos sorprende más, dando muestras de su potencial ilimitado.

¿Qué ocurriría si viéramos la lluvia como un vehículo que nos permite conectar con lo mejor de nosotros? Como un elemento que me brinda la oportunidad de ver más allá de lo que hasta día de hoy veo…

¿Qué ocurriría si sustituyéramos la lluvia por cualquier otro elemento de nuestro día a día?

Encuentra Tu Equilibrio. Establece Tus Metas. Acepta El Desafio. Acepta El Premio.

Educar con amor. Educar sin filtros. Sin etiquetas. Desde la libertad y la elección de amarlos a todos, sean hijos, alumnos, o compañeros de nuestro viaje.